Universo Numen

Rosa

Rosa Numen
MANIFIESTO NUMEN

Se suele preguntar si la Belleza está en las cosas o está en nosotros, si ha de serle atribuida a ellas como una propiedad inherente o si nace de nuestra capacidad peculiar para apreciarla, o, todavía más finamente, si acaso no será el efecto volátil e un encuentro.

La vida cotidiana comporta una enorme dosis de utilidad y eficiencia, pero no le basta con eso, la gente hoy se cuida de que todo sea “bonito”. No nos basta con hacer la comida sino que adornamos la ensalada, no nos basta con abrigarnos, queremos ir a la moda, como no nos basta con sobrevivir: queremos que la vida sea Bella.

Hay pues una creatividad cotidiana que se esfuerza en producir escenarios y formas estéticos, artísticos. Quizá la escultura cotidiana más trabajada en los últimos tiempos sea el cuerpo propio que se vuelve una obra de la que cada cual es el escultor y el comisario y por la que recibe críticas, halagos, envidias, plagios e intentos de robo.

Todos participamos de la literatura cotidiana, en forma de emails, whatsapps, estados de facebook y tweets, cada uno con su estilo y su estética personal.

¿Somos todos artistas? ¿Por qué perseguimos el arte? Porque necesitamos la Belleza como alimento del espíritu y la felicidad, que es la mayor de nuestras ambiciones, nuestro sueño e inspiración: Numen, un relámpago de belleza esculpida en la sombra, la fulguración de una palabra arrancada al silencio.

Lo que se muestra en la botella de vidrio es una forma posible de lo que no tiene forma, un modo de hacer visible lo radicalmente invisible, el sonido de lo inaudito y esta, la letra que escribe lo que no cesa de no escribirse.

Rosa Numen

Colección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.Saber másAceptar